lunes, 13 de febrero de 2012

La Reforma Laboral, Creencias y Paradigmas...

Muchos estamos hablando de la "tan esperada" reforma laboral: unos para soltar adrenalina criticándola con ahínco para demostrar su más absoluta repulsión al gobierno actual, otros del color contrario, para, valga la redundancia, hacer todo lo contrario. Por otro lado están los que intentan entenderla con la mayor objetividad de la que son capaces, haciendo un esfuerzo por confiar en sus futuros "prometidos" beneficios y decidiendo apoyarla mientras tanto, defendiéndola no sin cierto miedo (las fórmulas mágicas están muy bien pero solo para las películas de Harry Potter). Me quiero incluir entre estos últimos, no sin mis momentos de crisis de fé y mis más de cuatro cuestionamientos al respecto.

Ayer le preguntaba a un buen amigo que se dedica profesionalmente a la economía y las finanzas, y amablemente me argumentó, considero que muy bien, cada una de mis dudas al respecto. Confieso que aún así veo, como una mayoría, un futuro incierto, pero con todos los datos que he podido recopilar, opto por decidir creer que esta medida es "el menos malo de los males" dentro de la situación dificilísima que estamos atravesando.

Pero independientemente de lo que el gobierno diga, pretenda o se haya marcado como objetivo al tomar esta medida, en las reacciones, creo que existe un trasfondo cultural importante que tiene más que ver con la psicología del ser heumano e incluso me atrevería a hablar de antropología.

Navegando un poco por la redes sociales, comentando, debatiendo y en algunos casos discutiendo con personas de todo tipo de opiniones, he podido constatar que existe una postura muy clara y bastante generalizada entre la clase trabajadora que considero está basada en una creencia dañina y/o limitante:

Muchos trabajadores por cuenta ajena tienen la creencia de que a los empresarios les gusta despedir y que por eso están encantados con la idea de esta reforma laboral.  Piensan seriamente y es casi imposible hacerles cambiar de opinión que estas medidas se toman para beneficiar a la empresa, entendiendo este "beneficio" como "ayudar a enriquecerse más al rico a costa del esfuerzo del pobre". Veo que muy pocos entienden que las empresas (o muchas de ellas) esán pasando por momentos difíciles, están sobredimensionadas y tienen verdaderos problemas para sobrevivir.

No conozco a ningún empresario que disfrute con una situación así y menos aún que sienta placer por tener que despedir a sus empleados. El hecho de tener que plantearse un despido solo indica que la empresa no es todo lo productiva que se desearía, por tanto, no es plato de buen gusto para nadie.  Observo que cuando se habla de "empresa" se piensa en aquellas macroempresas que parecen tan impersonales y que dan muestras de no tener ningún tipo de respeto por el ser humano (que no dudo que las haya) pero la realidad es que hay muchos... muchísimos empresarios que hacen verdaderos estragos no solo por sobrevivir, si no por procurar mantener esos puestos de trabajo de los que se sienten, en gran parte responsables.

Desde aquí quiero brindar homenaje a todos esos empresarios que están arriesgando su dinero, que además lo están pasando mal por la incertidumbre que existe, que se ven forzados a tomar decisiones drásticas e impopulares que no solo no les gustaría tomar, si no que más de una mala noche les hacen pasar... y que además de todo eso no sienten ningún "apoyo moral" por parte de casi nadie... y que a pesar de todo eso, siguen adelante.

Siempre procuro hacer y pido a los demás que hagan un esfuerzo por cuestionarse sus creencias. En ocasiones han sido instauradas en nuestro cerebro de forma errónea (la mayoría por influencia social y/o experiencias puntuales vividas) pero muchas de ellas no dejan de ser paradigmas que lejos de beneficiarnos nos impiden ver la realidad desde otras perspectivas que no nos ayudar a crecer.

Por último confiar y desear que estas medidas sean realmente la solución para todos y que todos pongamos nuestro granito de arena para conseguir salir a flote.












No hay comentarios:

Publicar un comentario